viernes, 4 de junio de 2010

Feliz

Te miro,
me miras y tus ojos verdes se clavan en mí. Me pierdo en un océano infinito, me sumergo en tus cálidas aguas, siento que floto, me dejo llevar y  mi cuerpo inerte se balancea levemente. El bienestar que siento es indescriptible. No quiero salir, me quiero perder para siempre en la cálided de tu mirada.
Algo me hace reaccionar, salir súbitamente de mi ensoñación. Son tus lábios contra los míos, tus manos sobre mi cintura, tu dulce olor.
Te beso,
me besas y tus lábios se funden con mis labios.  Tus manos recorren mi cuerpo, estudiando lentamente cada detalle, te paras en mis nalgas y las aprietas, yo me pego más a ti. Nuestras bocas ansiosas se buscan, se desean, se devoran.
Soy feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario