miércoles, 4 de agosto de 2010

Gente...corriente?

Todos somos gente. Gente sin más o gente con mayúsculas. Gente especial…o no. Gente corriente, gente peculiar, gente vulnerable, gente intolerante, gente inteligente, gente deshonesta, gente perspicaz e intuitiva, gente que tiene una sensibilidad especial, gente que tiene sueños premonitorios o gente que tiene el don de la clarividencia. Alguna otra gente puede hablar con los muertos y otras pueden ver el futuro. También hay gente que se ríe de estos dones, pero otros creen en ellos. La hay que vive de sus dones, algunos depravándolos otros haciendo un arte de ello, otros son anónimos y genuinos, aunque no por ello mejores o peores. De igual modo hay gentecilla, esos famosillos de medio pelo a los que no hay que darles mucha credibilidad y lo venden todo por un minuto de gloria.

En la historia ha habido personajes que han tenido algún don especial. Los sueños premonitorios son los que gozan de “mayor credibilidad”, no se si porque vienen de personajes relevantes de la historia o porque en algún momento dado algunos de nosotros los hemos tenido. ¿acaso no? Seguro que cualquiera puede decir que en alguna ocasión a soñado algo que después sucedió.
Alejandro Magno siguió adelante en su propósito de conquistar Tiro gracias a sus sueños en los que veía como Heracles le alargaba la mano desde el otro lado del muro de la ciudad para llamarle a su lado.

A Napoleón se le apareció en sueños un gato negro, en dos ocasiones, justo antes de la batalla de Waterloo. El gato es símbolo tradicional de traición y era una premonición de su derrota.

María Antonieta vio un sol rojo elevarse por encima de una columna la cual se desplomó lo que indicaba la proximidad de la Revolución Francesa y la caída de la monarquía.

La reina Olimpia (Madre de Alejandro Magno) soñó que su marido Filipo había puesto en su vientre un sello con la efigie de un león, pronosticando el valor y conquistas de su hijo.

Abraham Lincoln (Presidente de los Estados Unidos) soñó que entraba en el cuarto oriental de la Casa Blanca y veía un cadáver amortajado y custodiado por varios soldados. Preguntó a un soldado quién había muerto y éste le respondió que el Presidente había sido asesinado; hecho que ocurrió el 14 de abril de 1865 de un disparo en la nuca.

Mark Twain en sueños vio a su hermano Henry dentro de un ataúd metálico y sobre su pecho había un ramo de flores blancas y una roja. Días después, el barco de vapor en el que navegaba Henry por el Mississippi se incendió y éste sufrió quemaduras que le provocaron la muerte. Para el asombro del escritor, el ataúd y el ramo de rosas estaban dispuestos tal como él había soñado.
Tutmosis IV tuvo un sueño al quedarse dormido a los pies de la Esfinge de Gizeh, en el que se le prometía alcanzar el poder a cambio de quitar la arena que cubría casi por completo este monumento. Esto supuso la creación de la "Estela del Sueño" que puede verse entre las patas de la esfinge.
En fin, como decía don Pedro, (en boca de Segismundo) la vida es sueño y los sueños sueños son...




No hay comentarios:

Publicar un comentario