domingo, 31 de octubre de 2010

Halloween - Samhain

El pueblo norteamericano es como un niño en pañales, es tan joven que apenas tiene historia ni tradiciones si los comparamos con Europa, por ejemplo. Esto viene a cuento por la fiesta de Halloween o Noche de brujas. La han hecho tan propia que de vez en cuando no está de más recordar que sus orígenes están en los Celtas y que a ellos les llego a través de los inmigrantes irlandeses, allá por el siglo XVIII. Pero lo cierto es que estos americanos no tienen precio en esto del marketing y acaban por reinventar la historia a su manera y extenderla al mundo entero e incluso hacernos olvidar nuestras propias tradiciones. Aunque en este caso, no ya en otros, no quiero recriminar ni reprochar nada, ya que han contribuido a mantener viva la tradición.

¿Porqué la fiesta? Los antiguos pueblos celtas, llegado el final de octubre, solían celebrar una gran fiesta para conmemorar "el final de la cosecha", bautizada con la palabra gaélica de Samhain, el fin del verano y el inicio de invierno (para ellos sólo había estas dos estaciones). Esta fiesta representaba el momento en el que almacenaban provisiones para el invierno y sacrificaban animales. Se acababa el tiempo de las cosechas y a partir de entonces los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Los celtas creían que en esta noche de Samhain los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales, así que encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus. La costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano.

Al parecer, los celtas iban recogiendo alimentos por las casas para las ofrendas a sus dioses. Rituales que supuestamente incluían algún que otro sacrificio humano y para los que preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder. En esa mágica noche de rituales, la noche de Samhain, se abría la puerta al más allá y los vivos y los muertos tenían la oportunidad de poder comunicarse.

Con posterioridad, tras la romanización de los pueblos celtas - con alguna excepción como es el caso de Irlanda- y, a pesar de que la religión de los druidas llegó a desaparecer, el primitivo ‘Samhain’ logró sobrevivir conservando gran parte de su espíritu y algunos de sus ritos.

Con el auge de la nueva religión-el cristianismo- la fiesta pagana se cristianizó después como el día ‘de Todos los Santos’ (la traducción en inglés es, “All Hallow´s Eve”, de ahí la expresión actual de ‘Hallowe’en’).

¿Y porqué las calabazas?
Los irlandeses, al igual que los antiguos celtas, solían utilizar nabos para fabricar sus "faroles", pero cuando los inmigrantes llegaron a Estados Unidos advirtieron que las calabazas eran más abundantes que los nabos, con lo cual decidieron utilizar éstas. 

Sin embargo, el flolkore irlandés cuenta con una leyenda curiosa sobre como surgió la idea de converir la calabaza en un farol, el farol de Jack.

Jack era un notorio bebedor, jugador y holgazán que pasaba sus días tirado bajo un roble en una ocasión, se le apareció Satanás con intenciones de llevarlo al infierno. Jack lo desafió a trepar al roble y, cuando el diablo estuvo en la copa del árbol, talló una cruz en el tronco para impedirle descender. Entonces Jack hizo un trato con el diablo: le permitiría bajar si nunca más volvía a tentarlo con el juego o la bebida.

Cuando Jack murió no se le permitió la entrada al cielo por sus pecados en vida, pero tampoco pudo entrar en el infierno porque había engañado al diablo. A fin de compensarlo, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino en la helada oscuridad por la que debería vagar hasta el día del Juicio Final. La brasa estaba colocada dentro de una cubeta ahuecada "llamada nabo" para que ardiera como un farol durante mucho tiempo.
Y sí surgió todo...

Creo que ya  queda claro que la noche de Samhain no tenía como objetivo convocar espíritus malignos sino mantenerlos alejados de las personas y sus hogares. (lo aclaro para esas "malas lenguas". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario