viernes, 15 de octubre de 2010

Lo que nos faltaba...

Acabo de leer en la prensa una noticia inquietante, resulta que se han hecho dos estudios científicos, uno en EE UU y otro en Australia, sobre los “peligros” de la televisión y los ordenadores.

Los americanos nos dicen que la exposición persistente a la luz durante la noche, incluida la que generan una pantalla de ordenador o un televisor, podría conducir a un aumento de peso. El estudio se hice en ratones durante 8 semana, unos estaban expuestos a una luz débil por la noche y otros vivían un ciclo normal de luz-oscuridad. Entre ambos no había diferencias en los niveles de actividad o el consumo de alimentos, y sin embargo en los primeros se observó un aumento del 50 por ciento de su masa corporal recpecto de los segundos.
Según los científicos estos resultados podrían ofrecer una explicación para la epidemia de obesidad que sufre los paises occidentales.

Por otro lado, científicos australianos nos dicen que estar más de cuatro horas al día ante la pantalla de la televisión aumento un 80 por ciento las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares y un 46% el riesgo de morir. Casi nada...

El científico David Dunstan, señaló que el problema proviene de la falta de movilidad que impide que el organismo procese de manera adecuada azúcares y grasas. Y no importa que se hagan ejercicios diarios, el daño viene del tiempo prolongado que uno se pasa sentado ante una pantalla.

La investigación se centró particularmente en los casos de gente que vive pegada a la televisión, pero las conclusiones son aplicables a cualquier otra actividad sedentaria, como quienes se pasan varias horas jugando o chateando frente al ordenador. Dunstan recordó que "el cuerpo humano está diseñado para moverse", no para pasarse la vida en una silla.

Pues estamos apañados, porque al menos yo, y eso sólo en horario laboral, ya estoy muchas más horas que esas en el ordenador. Ahora súmale algo que vea la tele pro la noche o que utilice el ordenador por ocio. Vamos, que me quedan cuatro días...

No hay comentarios:

Publicar un comentario