viernes, 20 de mayo de 2011

Reflexiones

Hace unas semanas pusieron en televisión un capítulo de “House” -serie que procuro no perderme- en el que trataba a una paciente que, entre otras cosas, tenía una memoria prodigiosa y guardaba todos sus recuerdos. Lo que en principio puede parecer un don excepcional acabamos viendo que en realidad es una pesadilla. No quiero ni pensar lo que puede ser acordarte de todos los acontecimientos de tu vida, ¡y no olvidarlos nunca!, con el montón de cosas que merecen no ser recordadas.  


Esto me lleva a pensar en la cantidad de información que almacenamos en nuestra memoria. Hay gente (como yo) que tiene la capacidad de recordar muchos datos y curiosidades y aunque si bien es cierto que el "saber no ocupa lugar", realmente de que me vale saber que la distancia que separa la Tierra del Sol es de aproximadamente 150 millones de kilómetros, o que las cucarachas pueden vivir sin cabeza un montón de días, o que los elefantes son los únicos animales que además de no poder saltar tienen cuatro rodillas... ¿Porque es interesante? Si, a mi me lo parece, pero ¿que opinan los demás? ¿Realmente interesan estas cosas? Me da la impresión que la gente, al menos la de mi entorno, tiene otras preocupaciones más importantes en la cabeza que saber, por ejemplo, que se tardaron 22 siglos en calcular la distancia de la Tierra al Sol y que casualmente esa distancia es el resultado de multiplicar 1.000.000.000 por la altura de la pirámide de Keops. A mi estos datos me fascinan, pero tengo que reconocer que a veces me siento un poco bicho raro porque a mi me preocupa más saber si los egipcios eran conscientes de este dato que del aumento del paro en España.


Pero cada uno es como es, y yo soy feliz sabiendo que los antiguos romanos cuando acudían a un juicio se apretaban los testículos con la mano derecha para asegurar que decían la verdad, (testificar) o que si multiplicas 111.111.111 x 111.111.111 se obtiene 12.345.678.987.654.321. Curioso ¿verdad?.

2 comentarios:

  1. Hays!!

    Pues no me parece nada raro el que te interese conocer cosas más allá de lo común de la gente. Al contrario, me parece mas que interesante.

    Fijate que casi merece más la pena el saber la distancia de la tierra al sol que preocuparnos por algo que no esta en nuestras manos (bajar el índice de paro en España). Ya si eso mejor nos preocupamos por conservar el curro y, sobre todo, la buena salud.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me has impresionado con tus conocimientos. Lo que nos divierte, lo que nos entretiene, lo que nos llama la atención puede ser inútil, poco divertido y poco llamativo para los otros. Lo genial es encontrarse con esos "bichos raros" que también se sienten atraídos por esos datos "raros"! YO SOY UNO DE ELLOS, JEJEJE!

    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar