martes, 25 de octubre de 2011

La primera supernova

La NASA ha combinado las imágenes obtenidas de cuatro telescopios especiales diferentes para recrear la primera supernova descubierta, llamada RCW 86. Astrónomos chinos fueron los primeros que la avistaron en el año 185, cuando documentaron el descubrimiento de una misteriosa estrella muy luminosa que fue visible en el cielo durante ocho meses.

Para la recreación actual han combinado las imágenes de rayos X del observatorio XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea y del Observatorio de rayos-X de la NASA Chandra para formar los colores azul y verde en la fotografía, que muestran que el gas interestelar se ha calentado a millones de grados por la onda expansiva de la supernova.
Los datos infrarrojos del Telescopio Espacial Spitzer de NASA y de la sonda WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer), que se ven en amarillo y rojo, revelan el polvo que irradia a una temperatura a varios cientos de grados bajo cero, cálido en comparación con el polvo cósmico habitual en la Vía Láctea, indicó la agencia espacial.

Mediante el estudio de los rayos X y los datos infrarrojos, los astrónomos han sido capaces de determinar que la causa de aquella misteriosa explosión en el cielo fue una supernova de tipo Ia, que se producen después de la violenta explosión de una enana blanca, una estrella que ha completa su ciclo de vida y muerte.

La supernova RCW 86 está de aproximadamente a 8.000 años luz de distancia. Tiene unos 85 años luz de diámetro, que ocupa una región del cielo en la constelación austral de Circinus que, según indica la NASA como referencia, es ligeramente más grande que la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario