martes, 15 de mayo de 2012

Todas a casa...


El presidente del PP de Andalucía ha declarado que apoyará todas las políticas relativas a la mujer que se pongan en marcha desde el Gobierno central y que persiguen “recuperar los valores familiares que, desde que la mujer trabaja, se han perdido”.

En este sentido, Javier Arenas dice no temer a “la violencia feminista que practican entre ellas y hacia los hombres". “Cuando esas feministas vuelvan a estar cómodamente en su casa, educando a sus hijos y cuidando de sus familias, nos lo agradecerán”, ha dicho. Y lo harán porque, según el candidato, la sociedad será mejor, no se producirán tantos fracasos matrimoniales, los jóvenes dejarán de descarriarse, las familias volverán a corresponderse con los modelos tradicionales e incluso se reactivará el empleo.
Además, Arenas apoyará la reforma de la Ley del Aborto para proteger la maternidad y a la mujer “de la violencia estructural que le obliga a abortar”, de manera que frenar de manera tan cruel una vida será penado, posiblemente, con cárcel.

Y lo próximo que será, ¿¿¿¿sacarnos el derecho al voto???

Me indigna leer este tipo de cosas y me indigna más ver como estas personas están acabando con todos los derechos que tanto esfuerzo ha costado conseguir.

martes, 8 de mayo de 2012

Los saurópodos tambíen tienen la culpa

El metano que los dinosaurios herbívoros emitían a través de sus flatulencias pudo contribuir al calentamiento del planeta hace 150 millones de años.

«Un simple modelo matemático sugiere que los microbios que vivían en los dinosaurios saurópodos podrían haber producido suficiente metano para tener un efecto importante en el clima del Mesozoico».

Para hacer el cálculo, los expertos analizaron la proporción de metano emitida por los herbívoros actuales, como vacas y otro tipo de ganado, según su biomasa. Después, trasladaron esa relación a los dinosaurios herbívoros del mesozoico, como el Brontosaurio o el Diplodocus, que medía 45 metros y pesaba más de 45 toneladas.

Se estima que en esa época prehistórica la temperatura del planeta era unos diez grados superior a la actual. Los autores del estudio creen que los dinosaurios, al igual que ocurre con las vacas, tenían en sus aparatos digestivos unas bacterias que les ayudaban a hacer la digestión y que generaban metano al fermentar las plantas.

Los saurópodos, los mayores dinosaurios terrestres, que se distinguen por su enorme tamaño y su cuello inusualmente largo, estaban ampliamente extendidos por el mundo hace unos 150 millones de años. Tenían una temperatura corporal de entre 36 y 38 ºC, cifras semejantes a las que registran los mamíferos modernos. El análisis de isótopos de los dientes fósiles de estos animales sugiere que los saurópodos podrían haber sido de sangre caliente.

lunes, 7 de mayo de 2012

Ötzi, asesinato sin resolver

. Ötzi, el «hombre de hielo», murió de un flechazo
La revista Royal Society británica acaba de publicar un estudio en el que revelan que el cuerpo momificado de Ötzi, el hombre de hielo,  conservó glóbulos rojos. La momia de Otzi, muy bien conservada por el glaciar, contenía tejidos intactos al ser descubierta, e incluso elementos del sistema nervioso, pero los primeros estudios científicos no habían permitido detectar ningún rastro de sangre. Al principio, los investigadores pensaron que su sangre se había autodestruido con el paso del tiempo, hasta que estudios más profundos revelaran rastros de residuos sanguíneos en sus numerosas heridas.  Nuestro hombre de hielo ya puede ser clonado.


¿Pero quién es Ötzi?

Nuestro hombre vivió en la edad de cobre. A su muerte tenía más o menos 46 años y tiene el dudoso honor de ser la víctima del primer asesinato del que se tiene constancia científica. Tenia el cabello oscuro, ojos marrones, 1,60 metros de altura, 50 kilos y murió entre el 3.350 y el 3.100 antes de Cristo,  (hace ya más de cinco mil años) en un paso de los Alpes a 3.210 metros de altitud, en el valle de Ötz, en la frontera austriaca en un glaciar entre Austria e Italia.
El polen hallado en su cuerpo indica que murió en primavera o a principios del verano. Sus intestinos revelan que 12 horas antes de morir comió carne, cereales y semillas y que, además, lo había cocinado. Tenía artrosis, parásitos intestinales y varias fracturas antiguas en las costillas. Su ropa -abrigo hasta las rodillas, gorra, zapatos- era sofisticada. No tenía piojos, pero sí pulgas. Sus dientes desvelan que pasó su juventud cerca de la actual aldea de Velturno (al norte de Bolzano) y que luego se trasladó al valle de Etsch, a unos 50 kilómetros al norte.

Su cuerpo estaba cubierto por unos 60 tatuajes, pero no como los entendemos actualmente. Eran cortes finos sobre la piel situados en las partes del cuerpo donde Otzi sufría desgastes y, probablemente, fuertes dolores. Por eso los científicos sospechan que no eran elementos decorativos, sino algún tipo de terapia con fines mágicos y curativos. Una uña hallada cerca de la momia demuestra que sufrió un gran estrés antes de morir.

El estudio de los glóbulos rojos revela que murió debido a los daños graves que la flecha causó en sus arterias principales. 

Otzi murió asesinado por una flecha lanzada desde detrás y a larga distancia. La herida le produjo una fuerte hemorragia. También tenía cortes y un traumatismo craneal. A su alrededor había sangre de otras cuatro personas. Luchó cuerpo a cuerpo por su vida. Le mataron mientras huía. La ciencia ha sido capaz de averiguar todo eso 5.000 años después.
Recién fallecido, el hielo cubrió el cuerpo... y se momificó. El frío extremo y perpetuo de la zona conservó de forma extraordinaria su cuerpo, su ropa y varios objetos.
Es una momia húmeda: sus células contienen agua. Las momias egipcias son secas. Las peruanas, de ambos tipos.
¡Ötzi es la momia húmeda más antigua del mundo!

Un poco de humor...