martes, 8 de mayo de 2012

Los saurópodos tambíen tienen la culpa

El metano que los dinosaurios herbívoros emitían a través de sus flatulencias pudo contribuir al calentamiento del planeta hace 150 millones de años.

«Un simple modelo matemático sugiere que los microbios que vivían en los dinosaurios saurópodos podrían haber producido suficiente metano para tener un efecto importante en el clima del Mesozoico».

Para hacer el cálculo, los expertos analizaron la proporción de metano emitida por los herbívoros actuales, como vacas y otro tipo de ganado, según su biomasa. Después, trasladaron esa relación a los dinosaurios herbívoros del mesozoico, como el Brontosaurio o el Diplodocus, que medía 45 metros y pesaba más de 45 toneladas.

Se estima que en esa época prehistórica la temperatura del planeta era unos diez grados superior a la actual. Los autores del estudio creen que los dinosaurios, al igual que ocurre con las vacas, tenían en sus aparatos digestivos unas bacterias que les ayudaban a hacer la digestión y que generaban metano al fermentar las plantas.

Los saurópodos, los mayores dinosaurios terrestres, que se distinguen por su enorme tamaño y su cuello inusualmente largo, estaban ampliamente extendidos por el mundo hace unos 150 millones de años. Tenían una temperatura corporal de entre 36 y 38 ºC, cifras semejantes a las que registran los mamíferos modernos. El análisis de isótopos de los dientes fósiles de estos animales sugiere que los saurópodos podrían haber sido de sangre caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario